El hidrógeno volcánico estimula las posibilidades de hallar vida exoplanetaria

ITHACA, N.Y. – Quizás sea más fácil ahora encontrar exoplanetas habitables. Astrónomos de la Universidad de Cornell publican un nuevo estudio indicando que los volcanes podrían estimular las posibilidades de encontrar la vida extraterrestre en muchos planetas por todo el cosmos.

Planetas ubicados lejos de su estrella tienden a congelarse. “En planetas congelados, cualquier vida que existiría estaría cubierta bajo capas de hielo, lo cual dificultaría el trabajo de los telescopios para encontrarla,” dice el autor principal del estudio Ramses Ramirez, un científico planetario en el Instituto Carl Sagan. “Pero si la superficie está suficientemente tibia – debido al hidrógeno volcánico y su resultante calentamiento – podrías tener vida sobre la superficie, generando una multitud de firmas detectables.”

Cuando se combina el efecto invernadero del hidrógeno, vapor de agua, y dióxido de carbono en los planetas, las zonas habitables de las estrellas expanden un 30 a 60%, según el nuevo estudio. “Donde se creía que habían solo yermos congelados, los planetas pueden tener climas cálidos y agradablas – con tal de que los volcanes estén a la vista, dice Lisa Kaltenegger, profesora del Departamento de Astronomia de Cornell y directora del Instituto Carl Sagan.

Su investigación, “A Volcanic Hydrogen Habitable Zone,” fue publicada en 2/27 en The Astrophysical Journal Letters.

La idea de que el hidrógeno puede calentar un planeta no es nueva, pero un planeta semejante a la Tierra no puede retener su hidrógeno más de unos millones de años. Los volcanes cambian este concepto. “El calentamiento del hidrógeno volcánico es muy significativo, y es sostenible mientras que las erupciones volcánicas sean intensas,” dice Ramirez, quien sugirió la idea de que estos planetas puedan sostener una vida detectable sobre sus superficies.

Un gas ligero, el hidrógeno expande las atmósferas planetarias, haciendo que los científicos puedan detectar signos de vida.   “Es algo bueno para un astrónomo – tratando de observar vida potencial desde un telescopio o misión espacial – que el aire de un exoplaneta tenga hidrógeno. El hidrógeno aumenta la señal, facilitando la caracterización de su composición atmosférica en comparación con los planetas sin ese hidrogeno”, dice Ramirez.

En nuestro sistema solar, la zona habitable se extiende de 1.67 veces la distancia entre la Tierra y el Sol – pasando la órbita de Marte – hasta 2.4 veces la distancia entre la Tierra y el Sol – más o menos por donde está ubicada el cinturón de asteroides entre Marte y Júpiter. Estas investigaciones incluyen muchos nuevos planetas que los científicos antes pensaban eran demasiados fríos para albergar la vida.

“Hemos ampliado el tamaño de la zona habitable unas 1.5 veces, incluyendo muchos más planetas a nuestra lista”, dice Ramirez.

Las biofirmas atmosféricas, como el metano en combinación con el ozono – indicando vida – posiblemente serán detectadas con el nuevo James Webb Space Telescope, activado en el 2018, o con el European Extremely Large Telescope, lo cual saldrá en el 2024.

La semana pasada, NASA encontró a 7 planetas semejantes a la Tierra alrededor de la estrella TRAPPIST-1. “Es un gran hallazgo encontrar varios planetas en la zona habitable de su estrella húesped porque significa que quizás existan más planetas habitables de que lo que habíamos pensado,” dice Kaltenegger. “Encontrando más planetas en la zona habitable de cada estrella mejora la probabilidad de encontrar la vida.”

Con este nuevo estudio, Ramirez y Kaltenegger han probablemente aumentado ese número tras demostrar que hábitats se pueden encontrar, hasta aquellos que se pensaba estar demasiados fríos, con tal de que los volcanes tiren suficiente hidrógeno. Es posible que esta clase de zona habitable de hidrógeno volcánico haga que el sistema de TRAPPIST-1 tenga no solo 3 planetas dentro de la zona habitable, sino 4. “Aunque dudas con la órbita del planeta más lejano del sistema (h) significan que tendremos que esperar antes de confirmar que este en la zona habitable,” respondió Kaltenegger.

 

Este estudio fue financiado por La Fundación Simons y el Centro de Astrofísica y Ciencias Planetarias de Cornell

 

 

La Universidad de Cornell tiene televisión, ISDN, y estudios dedicados de ISDN, Skype/Google, y Hangout disponibles para entrevistas.

 

-30-